El Mundo Nesci, un aire fresco que la TV y el cine argentino andan necesitando

En un panorama de crisis creativa en la televisión y en el cine de producción nacional, las propuestas de los hermanos Gabriel y Mariano Nesci resultan una opción siempre atractiva para conectar con buenas historias que nos representan.   

Por Florencia Cordero

Un fin de semana de 2018, el guionista y director Gabriel Nesci irrumpió en Mar del Plata junto a su hermano Mariano en la 33° edición del Festival Internacional de Cine cuando presentaron como codirectores el documental “Los Knacks: déjame en el pasado”.

Escenas de Los Knacks en el documental que se estrenó en Mar del Plata
Escenas de Los Knacks en el documental que se estrenó en Mar del Plata

La sinopsis de la película que cuenta la particular historia de la banda beat de los inicios del rock argentino a fines de los años 60 no hace justicia con la infinidad de sensaciones por las que pasa el público cuando se adentra en esa vorágine de desencuentros con el éxito que vivieron Los Knacks. Hay que verla para dejarse contagiar de esas ganas de seguir adelante más allá de innumerables traspiés.

Los hermanos cineastas redondearon en la confección del guión una narración brillante con material recogido durante 10 años de seguimiento con la apuesta intuitiva de Mariano, el menor de los Nesci, que dedicó toda su atención desde sus jóvenes 20 años durante toda una década para acompañar a estos personajes entrañables.

Esta historia 100% real que se ve en el documental tiene misteriosamente ciertos vínculos argumentales con las propuestas de ficción que ya había estrenado en la pantalla grande Gabriel Nesci, un melómano empedernido que siempre se inspiró en la música para crear contenidos de calidad como las inolvidables “Días de Vinilo” (2012) y “Casi Leyendas” (2017).

Días de Vinilo, la opera prima de Gabriel Nesci
Días de Vinilo, la opera prima de Gabriel Nesci

Con el respaldo de actores de peso que parecen captar la misma sintonía, las películas de Nesci recrean una atmósfera única y característica que muestra con mucha verdad la radiografía de una generación. Y lo hace con el reflejo de situaciones que se parecen mucho a la vida cotidiana, con sus encuentros y desencuentros, las relaciones de amistad y de pareja, humor absurdo, la música siempre protagonista con datos, guiños, homenajes y perlitas que siempre da gusto descubrir y que el espectador agradece.

El toque distintivo es recurrir casi sin querer a la emotividad que surge de ese lado bueno de las cosas que no siempre sabemos apreciar. Esa intención de resignificar la etiqueta de “perdedor” en alguien que puede parecer patético pero se convierte en una persona inevitablemente querible porque simplemente es auténtica.

Como los recordados personajes de Juan Perugia (Gastón Pauls en «Todos contra Juan» de 2008) y Omar Dino (Fernán Mirás en «Animadores» en 2014). Imposible no encariñarse con ambos. Dos series realizadas por Gabriel Nesci con el aporte de su hermano Mariano que se emitieron en la televisión argentina pero en su momento no tuvieron demasiada repercusión aunque las críticas fueron muy positivas.

Sin embargo, el peso específico de ambas propuestas que destacan por su originalidad tienen vida propia y siguen sumando reproducciones en plataformas como YouTube donde un tercero anónimo se aprovecha del talento ajeno para monetizar desde su cuenta ese contenido genial que hoy es apreciado y que fue subvalorado cuando se estrenó en el formato original.

La trama de estas historias transita un humor delirante que suele ser desopilante como para arrancar una carcajada pero que de repente arroja una reflexión tan simple como profunda que te saca una mueca de media sonrisa y hasta te pone los ojos vidriosos cuando una dosis de ternura narrativa irrumpe sin pedir permiso.

Porque Nesci es dueño de una pluma que hace gala del humor pero también del lenguaje, que sabe dar en la tecla para apelar a la emoción sin caer en el tono “romanticón” y que además se da el lujo de divertirse con juegos de palabras de admirable precisión con resultado siempre efectivo gracias al gran timing interpretativo de los actores que encarnan sus guiones.

El mayor de los hermanos Nesci parece tener su fórmula bien aceitada y sabe que funciona. Lo bueno es que tiene en mente más historias para contar, aunque no siempre existen los fondos necesarios para llevar a cabo sus ideas.

Es un director fiel a sus ocurrencias que van del disparate más absurdo al toque emotivo que te deja tecleando porque sin darte cuenta pasaste de llorar de risa con una situación extremadamente ridícula a una frase reflexiva que toca tu fibra más íntima. Todo en la misma escena.

Animadores, la serie protagonizada por Fernán Mirás
Animadores, la serie protagonizada por Fernán Mirás

Aunque le encanta la exposición y se siente cómodo poniendo la cara para hablar de sus trabajos o interpretar como actor algún papel a su medida en sus proyectos de cine o TV, prefiere seguir refugiado en aquello que no es masivo. Eso que algunos consideran “de culto”. Es que en realidad no es más que su propia esencia.

El director Gabriel Nesci interactuando con los protagonistas de Casi Leyendas, Diego Peretti, Diego Torres y Santiago Segura
El director Gabriel Nesci interactuando con los protagonistas de Casi Leyendas, Diego Peretti, Diego Torres y Santiago Segura

Tal vez pudiendo dirigir otros proyectos que han llegado a sus manos prefirió decir que no y en contrapartida retrucar con otra de sus brillantes ideas. Es que lo popular es lo que “garpa” y a veces parece que lo que es arriesgado, de calidad, superador y disruptivo es algo en lo que no vale la pena apostar en esta chata realidad de éxitos efímeros.

No queda claro si lo que busca Nesci es entretener, hacer reír, emocionarnos, invitarnos a la reflexión o solo su propia diversión de disfrutar el proceso creativo con la música como eje y esa idea de rendir tributo a los grandes o reivindicar a los supuestos “losers” de la vida. Quizás es eso. Todo a la vez. Ahí está la magia.

Lo que sí está claro es que los que disfrutamos de su obra esperamos que lo siga intentando. No importa el formato, las plataformas, si es en TV tradicional, en salas llenas o semi vacías. Sus historias se abren camino y tienen vida propia sin importar cuando te las encuentres. Siempre será un material para ver y volver a ver.

No importa cuándo leas esto. El Mundo Nesci trae una bocanada de aire fresco y es justamente lo que la TV y el cine argentino andan necesitando.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*